sábado, 3 de marzo de 2012

Capítulo 10: La fiesta sorpresa

Salimos de la habitación. Eric me lleva de la mano hacia el piso de abajo, donde me espera un montón de gente que actúa de la misma manera que antes. Nadie excepto Anne, David, Josh, Lily y Paaul se ha dado cuenta de que he desaparecido un rato de la fiesta.

Busco a Anne entre la gente, está de pie junto a Paaul, ambos miran impresionados hacia algo o alguien que está en el jardín, intento ver un poco más para averiguar de que se trata pero no lo consigo. Varios familiares hablan conmigo, aunque la mayor parte del rato Eric es el que responde por mí ya que se ha dado cuenta de que mi mente está en otra parte. Sigo dirigiendo la mirada fuera, buscando que es lo que impresiona tanto a mis amigos y de repente la veo. La sensación de mareo vuelve a aparecer solo que esta vez Eric está a mi lado y evita que me ocurra nada, me lleva hacia el jardín y me sienta en una de las hamacas, la que está alejada de la gente.
-¿Qué ocurre?
-¿Esa chica que está ahí, tonteando con mi primo Josh, no es tu hermana?-pregunto confundida mientras el gira la cabeza para comprobarlo
-No puedo creer que esté aquí, le dejé bien claro que no quería verla cerca de ti-empieza a decir cada vez más enfadado
-Por favor tranquilízate, Ash se está acercando y no me apetece montar un numerito
-No es un numerito, es que le prohibí terminantemente que se acercara a ti, literalmente,  y ahora se ha colado en tu propia fiesta de cumpleaños
-No te preocupes más, tengo el presentimiento de que no se va a quedar mucho rato-le digo, y al instante Josh tropieza y le derrama encima los dos vasos que acababa de coger, Katherine se pone histérica y la veo de acercarse a nosotros, en ese momento María, que se ha percatado, entretiene un poco a Ash.
-Buenas noches Claire-me dice-, supongo que se os habrá perdido mi invitación por el correo, así que me había acercado a felicitarte, hasta que tu primo me ha derramado la bebida encima
-No sabes cuanto lo siento-le contesto, deseando que se largue
-El caso es que me voy ya a casa, Eric, me llevo tu coche. Necesito cambiarme y luego voy a un nuevo local, así que no me esperes despierto-le dice con una sonrisa maliciosa
-No te preocupes, no pensaba hacerlo. Y no se te ocurra hacerle nada a mi coche
-Tranquilo hermanito, y tú-me dice ahora a mí- ten cuidado con lo que haces con él-me dice riéndose de nuevo de una manera que me eriza la piel

Ash, que consigue sortear a María, le hace una señal a Eric, éste, no se como, consigue darse cuenta y empieza a empujarme suavemente hacia el interior de la casa, otra vez. Una vez allí vuelven a apagar las luces y sólo se consigue ver a Ash, por las velas de la tarta que sujeta y algunos flashes de cámaras. La gente comienza a cantarme cumpleaños feliz, y yo, como siempre, me sonrojo, soplo las velas, y doy las gracias a todo el mundo por haber venido. Ash saca botellas de sidra y todos brindamos, un poco más tarde algunos familiares se despiden y comienzan a marcharse. Sobre las dos de la madrugada solo quedamos: el tío Ben, la prima Lily, los tíos Peter y Charlotte junto a Josh y Christina (que está medio dormida y cuya cabeza está apoyada en el hombro de Lily), la tía Emma (también casi dormida) con el primo David, el tío Johnny, Ash, Anne, Paaul, Rebeca, Eric y yo.
-Creo que es hora de que nosotros también volvamos al hotel-dice el primo David, despertando a su madre y ayudándola a caminar
-Deja que te ayude-dice la tía Charlotte-, nosotros vamos al mismo hotel, ¿te importa llevarte también a Christina al coche y os acompañamos?
-En absoluto, las dejo a las dos y me las llevo al hotel. Buenas noches a todos, ha sido una fiesta impresionante, nos vemos mañana
-Lo mismo digo, ¡os veo mañana!-comienza a decir Josh- ¿Tú también vendrás?-le pregunta a Eric
-Solo si Claire quiere-le contesta educadamente
-Jo, otros diez dólares menos-dice mientras ayuda a llevar a su hermana al coche. No puedo creerme que haya vuelto a apostar…
-C yo también estoy exhausta, ¿te veo mañana en la cena?-me pregunta Lily, ayudando a su padre a levantarse para irse
-Allí estaré, aunque aún no sé muy bien a donde vamos-le contesto con una sonrisa mientras me despido de ella también
-Pues si os vais todos supongo que yo también tendré que irme-dice el tío Johnny
-Puedes quedarte a dormir en el cuarto de invitados-le sugiere Ash
-Tranquila, tengo reserva en el Four Seasons, ¿quieres que os acerque a casa?-le pregunta ahora a Rebeca
-La verdad es que me harías un gran favor-le contesta ella, tonteando un poco mientras él le ofrece el brazo para agarrarse.
-C, te vemos el domingo, o mañana por la tarde por el portátil, buenas noches amor-se despide Anne

Ya se han marchado todos los invitados, o bueno, casi todos, solo quedamos Ash, Eric y yo. Me quito los tacones y los dejo al lado del sofá, descansando al fin los pies.
-Eric, ¿querrías quedarte a dormir?-le pregunta Ash, a lo que me quedo estupefacta- Es que antes he oído que tu hermana se ha pasado y se ha llevado tu coche, así que si quieres…
-Es muy amable por tu parte pero no quiero molestar-contesta cortésmente
-¡Venga ya! Si precisamente lo que menos haces es molestar, de verdad que si quieres puedes quedarte, incluso puedes dormir con Claire, pero sin cosas raras-dice ahora mirándome fijamente
-¡Ash!-contesto sonrojándome- No me puedo creer lo que acabas de decir…
-Acepto la invitación-contesta Eric-, ni siquiera me apetece llegar a casa, seguro que mi hermana está con alguien…
-Entonces ya podéis ir a la habitación, no os preocupéis por el desorden, mañana vienen a limpiarlo todo
-Bueno, entonces supongo que buenas noches-le digo a Ash.

Eric se despide y los dos subimos las escaleras de la mano. Una vez en mi habitación entro al cuarto de baño, me desmaquillo, me recojo el pelo en un moño un tanto despeinado y me pongo el pijama. Para cuando salgo, Eric está sentado en la cama, esperándome.
-¿Estás cansada?-me pregunta
-No mucho, ¿y tú?-le digo, metiéndome dentro de la cama y ofreciéndole entrar conmigo
-Tampoco, por cierto, respecto a lo del libro y demás…
-Tranquilo, ya hablaremos de eso el domingo, ahora simplemente, disfrutemos del momento-le digo acurrucándome a su lado
-¿Seguro que no prefieres que duerma abajo? Porque puedo dormir en el sofá, o algo
-No puedo estar más segura, ¿qué hay mejor que despertarte junto a la persona que amas, justo el día después de tu cumpleaños?
-Creo que hay otra cosa pero…para otro momento-dice mirando hacia otro lado para que no vea que se ha sonrojado
-¿Estás seguro?-le digo cogiendo su barbilla y acercándole a mí-Porque la noche podría ser aún más memorable-insisto mientras deshago el moño y le doy un beso suave
-La verdad es que…tampoco estoy tan cansado…-me dice devolviéndome el beso 
-Eso suponía-le digo abrazándolo, dándole mordisquitos en el cuello
-¿Estás segura?-me pregunta entre besos
-Nunca he estado tan segura como ahora-le contesto, entonces nos envuelve entre las sábanas y paso lo que creo que es la mejor noche de mi vida…

No hay comentarios:

Publicar un comentario